Disrupción: ¿Qué es y como te afecta?

Quizás unas de las palabras más manidas de nuestros días, tan importante y protagonista en los actuales cambios que ocurren a nivel de desarrollo laboral, así como banalizada por su uso gratuito en los medio convencionales.

Comencemos por aclarar que se quiere decir en general cuando se dice disrupción. Disrupción per se, es simplemente un sustantivo que indica el momento en el cual algo es interrumpido de manera brusca por un evento o circunstancia externa. Así definido, disrupción es un concepto bastante neutral, y por esta misma cualidad se ha prestado al su uso liberal que se le ha dado, en realidad, cuando se habla en nuestro campo de disrupción, se refiere mayormente a la innovación disruptiva.

Aclarado mejor el lenguaje y objeto de nuestro artículo, estudiaremos ahora, un poco más detenidamente lo que es la innovación disruptiva, como te afecta y por que es beneficiosa para una organización tanto a nivel colectivo como individual.

En un período de nuestra historia en el que el cambio tecnológico ocurre a veces a saltos, otras paulatinamente, pero siempre con brusquedad y violencia, el advenimiento continuo de ideas con el potencial intrínseco de reescribir las reglas establecidas marca el ritmo al cual nuestra economía progresa al igual que nuestra relación ella sufre cambios. Y es precisamente el tejido empresarial que se nutre de esta fuerza motriz.

En cuanto a los beneficios de la innovación disruptiva para la organización moderna, es importante destacar el aumento de las posibilidades de incursionar en diferentes nichos de mercado al haber constante fragmentación de los mimos, además de que en un entorno disruptivo siempre existe la posibilidad de crear y descubrir nuevas maneras de hacer las cosas, dotando a las organizaciones de la posibilidad de adoptar una cultura donde impere la facilidad para afrontar los cambios, lo cual bien gestionado, pudiera convertir a empresas en organismos más dinámicos y flexibles a la hora de afrontar retos en cualquier momento.

Nosotros, como individuos pertenecientes a este mundo moldeado por la innovación disruptiva, debemos tener claro primeramente la existencia de esto y a continuación nutrir los ingenios y destrezas que más nos puedan permitir navegar este complejo océano. Así que habilidades como la maleabilidad y la resiliencia nos pueden permitir afrontar cambios súbitos con mayor eficacia, así como la capacidad de aprender los elementos fundamentales de nuevos procesos y tecnologías. Ya recomendamos en un pasado artículo algunas de las habilidades blandas que más podrían ayudar en un mundo cambiante empujado por la innovación disruptiva.

En conclusión, la innovación disruptiva, concepto referido como simplemente disrupción en la mayoría del los medios, es una fuerza motriz omnipresente y con un aporte significativo en la organización actual, y que por si misma, no tendría que tener ningún carácter negativo o positivo, si no debe ser entendida, como un elemento circunstancial más en el marco empresarial en el que actualmente transitamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *