Las leyes de la estupidez

En el año 1976, un profesor de historia económica en la Universidad de California en Berkeley, publicó un ensayo donde determinó, lo que según él, consiste en la mayor amenaza existencial de la existencia humana: la estupidez.

El Docotor Carlo Cipolla, de orgige italiano, explicó y describió en toda su extensión los diversos trazos que se manifiestan de dicha fuerza amenazante, entre ellos, su abundancia, irracionalidad y su poder de causar problemas que afectan la mera convivencia, bienstar y futuro de lel género humano.

No existen defensas contra la estupidez, aún así a manera de conclusión, Cipolla sugiera que los no-estúpidos solo les queda trabajar concienzudamente para contrarestar la destructividad de la estupidez.

Veamos pues cuáles son las 5 reglas básicas de la estupidez:

  • Ley 1: Subestimamos el número de individuos estúpidos en circulación
  • Ley 2: La probabilidad de que una persona sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de esa persona
  • Ley 3: Una persona estúpida es una persona que causa pérdidas a otras personas sin obtener ningún beneficio, incluso incurriendo en pérdidas
  • Ley 4: Las personas no estúpidas siempre subestiman el poder perjudicial de los individuos estúpidos
  • Ley 5: Una persona estúpida es el tipo de persona más peligrosa

La estupidez gráficamente:

Como se desprende del anterior gráfico la estupidez existe en mayor o menor medida en las interacciones sociales, ya que todos lo individuos se sitúan en algún punto del cuadrante. Existe pues en un extremo el que se perjudica a si mismo a la vez que perjudica al resto, que es lo que vendría a caer en la categoría de estúpido según la definición de Cipolla, y en el otro extremo se encuentra quien se benefician a la vez que beneficia a los demás.

En esencia la estupidez es muy peligrosa, inestimable según las reglas antes vistas y firmemente trazadas por este estudio, el estúpido con su estupidez encarna en definitiva la irracionalidad en todo su horror al adoptar conductas y gestos que no solo no le benefician sino que además perjudican al grupo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *